Problemas Visuales

Astigmatismo

En qué consiste

El astigmatismo  es un problema refractivo que se produce cuando la córnea (la capa externa y transparente del ojo) no presenta la misma curvatura en todas sus zonas. El astigmatismo afecta a la visión de cerca y de lejos.

¿Cuáles son los síntomas?

El principal síntoma del astigmatismo es la percepción borrosa o distorsionada, tanto de los objetos lejanos como de los cercanos. También es habitual la dificultad de percibir pequeños detalles a todas las distancias. En los casos en los que aparece asociado a la hipermetropía es habitual que el paciente sufra fatiga visual, enrojecimiento, picor y escozor de ojos, mareos o dolores de cabeza debido al sobreesfuerzo que realiza el ojo para enfocar las imágenes.

El astigmatismo puede estar determinado genéticamente y aparecer junto a determinadas patologías degenerativas de la córnea, como el queratocono o puede deberse a traumatismos o a determinadas intervenciones quirúrgicas.

Además de la visión borrosa tanto de cerca como de lejos, el astigmatismo puede provocar alguno de estos síntomas:

- Dolores de cabeza.
- Ojos hinchados y/o enrojecidos.
- Fatiga visual que provoca irritación ocular.
- El paciente puede entrecerrar los ojos para ver.
- Mala visión nocturna.

¿Cuáles son las causas?

El astigmatismo es causado por una curvatura irregular de la córnea o el cristalino del ojo. Si la córnea o el cristalino no tienen una curvatura uniforme, los rayos de luz no se refractan correctamente y esto produce que la visión se vuelva borrosa o distorsionada, tanto de cerca como de lejos.

En general, se desconocen el por qué la forma de la córnea varía de persona a persona; lo que sí se sabe es que existe una probabilidad de tener astigmatismo en forma hereditaria. Además, ésta puede aparecer después de una enfermedad, lesión o intervención quirúrgica ocular.

¿Qué tipos de astigmatismo existen?

Existen diversos tipos de astigmatismo:

- Simple: que afecta a un solo eje
- Compuesto: Que es cuando se presenta asociado a otra patología.  Pueden ser Miópico, astigmatismo asociado a miopía y Hipermetrópico, asociado a la hipermetropía.
- Mixto: este tipo se refiere a cuando un eje se enfoca delante de la retina y el otro detrás.

¿Cómo se diagnostica?

Para el diagnóstico del astigmatismo, el oftalmólogo, en el marco de su examen completo de vista, podrá realizar un examen de su agudeza visual, para lo cual le pedirá leer las letras presentes en una tabla optométrica. Esto determinará la claridad de su visión a ciertas distancias y el posible diagnóstico.

Para este examen, el oftalmólogo podría utilizar diversos equipos durante su examen como un autorrefractómetro que se usa para determinar qué lentes correctivos podría necesitar; para ello, se alumbra el ojo y se mide el cambio en la luz cuando se refleja desde la parte posterior del ojo; un foróptero que ayuda a determinar la forma del lente para corregir su visión; y un queratómetro que mide la curvatura de la córnea.

Estos exámenes ayudan al oftalmólogo a diagnosticar y medir con precisión su astigmatismo.

¿Cúal es el tratamiento?

Usualmente, se puede corregir el astigmatismo leve a moderado con el uso de lentes de armazón o de contacto. Los lentes de armazón o de contacto corrigen el astigmatismo al compensar las curvaturas irregulares presentes en la córnea y el cristalino.

El Astigmatismo se pueden resolver mediante cirugía Lasik, la cual consiste en modificar mediante un láser la curvatura de la córnea, para que las imágenes puedan enfocarse en la retina y asi lograr una visión nítida. En OFTAMEDICA utilizamos la mejor tecnología láser Femto-Lasik. Una cirugía mediante Femto-Lasik combina dos láseres diferentes – femtosegundo y Excimer – con el objetivo de aportar seguridad y precisión a la hora de corregir defectos refractivos.  Hay ciertos casos (como cuando la córnea no tiene el espesor suficiente) en los que no se recomienda cirugía Lasik sino otros métodos como el PRK o Implantes de lentes intraoculares.

Además, el astigmatismo puede ser corregido a la vez que se eliminan otros problemas refractivos, como la miopía, la hipermetropía o la presbicia. Debe ser el oftalmólogo el que, una vez valorado el caso concreto de cada paciente a través de las pruebas preoperatorias, indique qué tipo de operación es la más adecuada para corregirlo.

Si bien el astigmatismo no se puede prevenir, sí puede ser detectado a través de un examen oftalmológico completo y corregido posteriormente con el uso de lentes o mediante técnicas quirúrgicas, ya que en prácticamente todos los casos, el astigmatismo puede operarse.